SPB
SPB Contigo
Cómo conseguir conciliar el sueño

Cómo conseguir conciliar el sueño

Tips para luchar contra el temido insomnio sin tener que contar ovejitas

¿Hace mucho calor y no puedes conciliar el sueño? ¿Estás preocupado o preocupada por el trabajo? ¿Has tenido un día horrible con tus hijos? ¿Has discutido con tu pareja? Hay muchos motivos por los que conciliar el sueño se puede convertir en una auténtica misión imposible. Es un problema que padece un porcentaje muy significativo de la población. De hecho, según algunos estudios, hasta 4 millones de españoles tienen problemas para dormir por la noche.
 
Se puede convertir en un auténtico problema que nos desestabiliza, nos pone nerviosos y repercute en nuestra salud. Por ello, queremos darte algunos consejitos para conseguir dormir sin contar ovejitas.
 
ENTORNO
 
Es fundamental tener un espacio adecuado para dormir. El dormitorio tiene que estar a oscuras, fresco y lo más silencioso posible. Evitaremos tener cerca aparatos, teléfonos, etc. que interfieran en nuestro sueño.



PAUTAS ANTES DE DORMIR
 
Lo recomendable es cenar al menos dos o tres horas de irnos a la cama. Si nos vamos a la cama recién cenados, la digestión impedirá que nos durmamos y que descansemos. Por eso, mejor cenar con previsión según a la hora a la que queramos acostarnos. Eso sí, antes de cenar nos podemos tomar una infusión relajante que nos ayude a serenar nuestro cuerpo, nada de estimulantes, cafés ni teínas. Mimosa, valeriana, tila, hierba luisa, lavanda, etc.
 
Ya sería de matrícula de honor sí, después de la cena y antes de la infusión, pudieses hacer algo de ejercicio como, por ejemplo, salir a andar media horita. Notarás que tu cuerpo se relaja más y mejor cuando te acuestes.
 
Los baños de agua tibia también ayudan a que te relajes, aunque es cierto que en verano apetecen menos.
 
UNA VEZ EN LA CAMA
 
Antes de dormir, resulta muy efectivo leer un poco. Olvídate del móvil y las redes sociales. Coge un buen libro y disfruta de unos momentos de tranquilidad. Mano de santo. También puedes, si te gusta y lo practicas, realizar una práctica de meditación cortita de 3 o 5 minutos. Concéntrate en tu respiración, en el aquí y el ahora. Toma conciencia de tu cuerpo y relaja tu mente.
 
Puedes optar, si la meditación no va contigo, por realizar las llamadas respiraciones relajantes que consisten en inspirar durante 4 segundos, aguantar la respiración el doble de tiempo, contando hasta ocho, y expirar también durante el mismo tiempo. Este tipo de respiraciones hacen que baje nuestra frecuencia cardiaca y que nos relajemos.
 
Los expertos aseguran que, si pasados veinte minutos no hemos logrado conciliar el sueño, quedarnos en la cama es contraproducente, puesto que empezamos a darle vueltas y a angustiarnos por no poder dormirnos. De hecho, recomiendan que nos levantemos y realicemos algún tipo de actividad que no sea excesivamente estimulante pero sí que ocupe nuestra mente para que intentemos evadirnos de la ansiedad que nos provoca el insomnio.
 

Otros artículos

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar