SPB
SPB Contigo
Barritas de cereales caseras

Barritas de cereales caseras

Te enseñamos una receta para que te animes a preparar este tentempié aunque no seas un “cocinillas”.

Entramos en la última semana de julio. La “operación bikini” ya deberíamos haberla conseguido pero, si no es así, si las cervezas en las terrazas de verano están haciendo de las suyas, te invitamos a que te animes con algunas recetas fáciles y saludables como estas barritas de cereales caseras.
 
Son sencillas de hacer y no te llevarán mucho tiempo. ¿Te animas?
 
Barritas de cereales con un toque de vainilla
 
Los ingredientes son muy sencillos y los encontrarás todos en tu supermercado de confianza más cercano. Sólo necesitarás:

 
Copos de cereales. Los que más te gusten. Puedes elegir arroz, maíz, avena…pero si los eliges integrales, muchísimo mejor.

Mantequilla

Vainilla en rama

Azúcar, mucho mejor si es moreno

Miel

Leche

Sal 

Lo ideal es que busques un molde apto para horno rectangular que no tenga los bordes redondeados, para que después las barritas te queden con los bordes cuadrados. Puedes elegir uno de unos 20 cm.
 
Cúbrelo con papel sulfurado para hornear y pon a precalentar el horno para tenerlo listo.
 
La preparación es muy sencilla: tritura los copos de cereales (puedes ayudarte de una batidora o utilizar el mortero). La idea es que tengas varios “tamaños” de copos así que tritura unos copos más y otros menos y los mezclas.
 
Derrite la mantequilla y mézclala con el azúcar, la miel, una pizca de sal y la leche. A esta mezcla rállale un poco de la vainilla en rama y vuelve a remover para integrar todos los ingredientes.



Vierte esta mezcla en el molde y, ayudándote de una espátula o una lengua, intenta repartirla de forma uniforme para que no haya unas zonas del molde con más cantidad que otra y se hornee de manera uniforme.
 
Necesita solamente un golpe de horno de unos 20 minutos a 160 o 170 grados. Deja enfriar esta masa sobre la encimera de la cocina, sácala del molde con cuidado y pásala a una bandeja para poder meterla en la nevera.
 
Y es que cuando esté bien fría te será mucho más fácil cortarla y darle la forma de barritas con el tamaño que prefieras. Más anchas o más estrechas, más largas o más cortas. A gusto del consumidor.
 
¡Qué no cunda el pánico! Si te parece demasiado complicado, o no tienes tiempo para dedicarlo a esta preparación, no te preocupes… En tu supermercado de confianza las tienes ya listas y de diferentes sabores (frutos rojos, chocolate….)
 
¡Qué aproveche!

Otros artículos

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar