SPB
SPB Contigo
Ahorrar agua mientras friegas es posible

Ahorrar agua mientras friegas es posible

Con unos sencillos trucos y cambiando un poco tu rutina al fregar podrás ahorrar mucha agua y ayudar a preservar nuestro entorno

El baño es el lugar de la casa donde más agua se gasta. El segundo, la cocina. Hay mil estudios que aseguran que para ahorrar agua no hay nada mejor que usar el lavavajillas frente al lavado manual.
 
Os dejamos algunos datos: si lavamos a mano el menaje utilizado por cuatro personas podemos gastar entre 80 y 100 litros de agua mientras que si optamos por el lavavajillas (siempre que lo carguemos al máximo y la temperatura sea la correcta) el gasto oscila entre 6 u 8 litros.
 
Sin embargo, hay hogares en los que no hay lavavajillas y hay que lavar a mano. En otros casos, aunque tengamos lavavajillas, en muchas ocasiones podemos optar por lavar a mano bien porque no tenemos previsión de cargar la máquina, bien porque queremos utilizar lo fregado rápidamente, etc. 

 
Tu fregadero puede convertirse en un aliado para crear una "cadena de lavado" con el agua de aclarado de tu vajilla
 

Para tratar de ser lo más eficientes y ahorradores cuando estamos fregando os damos algunos consejos:
 
- La regla más obvia pero que solemos incumplir: hay que cerrar el grifo mientras fregamos los platos.

- Dejar en remojo las sartenes, ollas o cacerolas para que su limpieza posterior sea más fácil. Podemos usar para esto el agua que dejamos correr habitualmente hasta que sale caliente.

- Tapa el fregadero y úsalo para crear una “cadena de lavado”. Es mucho mejor usar el fregadero medio lleno que dejar el agua corriendo.

           1) 
Primero llena un poco la pila con agua y jabón y lava los vasos y enjuágalos cerrando el grifo cada vez.
           2) 
En esa agua, lava los platos y cubiertos. Suelta el agua y vuelve a tapar la pila. Entonces, enjuaga platos y cubiertos abriendo y cerrando el grifo.
           3) 
Con esa agua, lava las sartenes, ollas, cacerolas u otros objetos de menaje que hubieses dejado en remojo.  

Son sencillas rutinas pero muy útiles para ahorrar agua, dinero y ser más respetuosos con el medio ambiente.

Otros artículos

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar