SPB
SPB Contigo
Usos de la lejía

Usos de la lejía

Limpia, higieniza, desodoriza, blanquea, desinfecta...todas las utilidades de la lejía

La lejía es, sin duda, un imprescindible en nuestro hogar. Si nos paramos a pensar, lo usamos para infinidad de cosas y para todo nos da excelentes resultados. ¿Sabías que se obtiene a partir de la sal? Es hipoclorito de sodio y es uno de los desinfectantes por antonomasia capaz de actuar sobre virus, bacterias y hongos. 

La lejía limpia, higieniza, desinfecta, blanquea, desodoriza, etc. Siempre, eso sí, debemos usarla con precaución y con guantes.

 
Veamos una a una sus propiedades:
 

Higieniza, debido a su composición elimina los virus, bacterias y hongos de todas las superficies del hogar. 

Limpia, se puede emplear como limpiador general del hogar. 

Blanqueante, como consecuencia del activo blanqueante se va a poder recuperar el blanco de porcelanas de fregaderos, inodoros, bañeras y también se pueden eliminar manchas de humedad en las juntas. 

Desodorizante, destruye los microorganismos que causan los malos olores.


Trucos con lejía hay muchos. Por ejemplo, empapar algodones con agua y lejía y colocarlos en puntos estratégicos de nuestro hogar servirá para ahuyentar a hormigas y cucarachas.
 
Si un cazo se nos quema, no tenemos más que poner agua y lejía y calentarlo. Toda la parte quemada saltará y será mucho más sencillo fregarlo y que quede como nuevo.
 
Para limpiar en profundidad las mazas de los morteros manchadas y para los utensilios de madera no tendremos más que lavarlos con agua caliente y lejía. Después, aclararemos bien y lavaremos con nuestro lavavajillas habitual.
 
Seguro que tenéis muchos otros trucos con la lejía, ¿nos los contáis?

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar