SPB
SPB Contigo
Cómo lavar la ropa de lana

Cómo lavar la ropa de lana

Cuidados para no estropear tus prendas preferidas y mantenerlas como el primer día

Hablando de superficies delicadas, en la ropa, pocas cosas hay más delicadas que la lana. Sin duda, ahora en pleno invierno, las prendas de lana son unas de las más recurrentes y, por tanto, debemos saber cómo lavarlas correctamente para mantenerlas siempre como recién estrenadas.

Hay que tener en cuenta una serie de consejos que te detallamos a continuación.



ESPACIAR LOS LAVADOS

Las prendas de lana son, como hemos dicho, muy delicadas, por tanto, no hace falta que las lavemos después de cada uso. Si no nos hemos manchado, ni hemos sudado ni hemos estado en ningún sitio en el que haya podido retener ningún olor, lo mejor es no lavarlas todas las veces. Lo mejor es airearlas, puedes utilizar un producto específico para los olores como nuestro Eliminador de Olores Bosque Verde, y guardarlas. 

Después de un par de usos ya podremos lavarla. 

PREPARAR ANTES DE LAVAR

En el caso de que la prenda lleve cremalleras o botones, te recomendamos que lo abroches todo antes de lavarlo para que no se deforme. Por supuesto, como en cualquier otra prenda, si tiene algún bolsillo, cerciórate de que no hay nada dentro para no llevarte sorpresas incómodas.



LAVAR A MANO

En el caso de que se trata de prendas de lana especialmente delicadas por tener hilos muy finos o tejidos muy abiertos o bien porque no tenemos programa de lana en nuestra lavadora, lo más recomendable es optar por el lavado a mano. Te recomendamos lavar la prenda con agua tibia y utilizar un detergente adecuado para el tipo de tejidos, un detergente neutro o suave que no estropee la lana. 

Eso sí, no hay que frotar la prenda contra sí misma como hacemos con otros tejidos cuando los lavamos a mano. Si hacemos esto con la lana, lo único que conseguiremos es que nos aparezcan las temidas bolitas que tan molestas resultan y tan poco estéticas.

LAVADO EN LAVADORA

Contrariamente a lo que puedes pensar, la lana se puede lavar en lavadora. Las máquinas actuales ya incorporan programas específicos de lavador para este tipo de prendas. Se trata de ciclos cortos de temperaturas que no superan los 30º habitualmente y con centrifugados igualmente cortos. En el caso de la lavadora, también tenemos que utilizar detergentes específicos y no mezclar la lana con otras prendas. 

SECADO

Nuestra recomendación es que las prendas de lana las seques en horizontal para que las prendas no se deformen. Además, exponerlas al sol directamente no es una buena idea. Si te preguntas sí se puede utilizar secadora, en principio la respuesta sería no puesto que lo más probable es que lo que consigas sea que la prenda encoja y aparezcan bolitas. Sí que es cierto que hay ya secadoras que incorporan programas de lana y cestos específicos para que coloques la prenda y la puedas secar en la secadora. 



PLANCHA

Si la has lavado a mano, o en lavadora con un centrifugado corto y has tendido la prenda en horizontal, lo más probable es que no se haya arrugado demasiado. Pero, para l@s fanátic@s de la plancha que no soportan ni una arruga y quieren que sus prendas estén perfectas, sabed que podéis plancharlas. Eso sí. Nuestra recomendación es planchar a una temperatura que no supere los 110º o 150º, mejor del revés y, además, mucho mejor un poquito húmeda todavía. Los resultados serán de 10.

Esperamos que estos consejos te sirvan y este invierno seas la envidia de tod@s con tus prendas preferidas de lana. 

Otros artículos

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar