SPB
SPB Contigo
Cómo planificarse en septiembre

Cómo planificarse en septiembre

Consejos para aprovechar al máximo el mes de septiembre y aprender a organizarnos

No cabe duda que enero es el primer mes del año, pero parece claro que el año empieza en septiembre. Parece una paradoja, pero no es así. En septiembre se juntan muchos condicionantes que convierten a este mes en el primero para muchas cosas. 

La más importante, volvemos al cole. Los niños pero también los mayores. Acaban las vacaciones de verano para la mayor parte del mundo y arranca de nuevo la rutina de clases, trabajo, etc. Es un mes en el que también vamos a dejar atrás una estación, el verano, y daremos la bienvenida al otoño. También es habitual que en verano hayamos modificado nuestra alimentación, seguro que hemos hecho más de un exceso, y septiembre es el momento adecuado para volver al ejercicio físico y a la alimentación más saludable y controlada

También para nuestros hogares septiembre es un mes importante. Es probable que tengamos que ir sacando algunas prendas algo más abrigadas que en verano, que decidamos ordenar los cajones o que hagamos la limpieza de otoño para preparar la casa de cara a la recta final del año. 

Por todos estos motivos, septiembre es un mes clave. Tenemos muchas cosas que hacer y, para llegar a todas, solo hay un truco: PLANIFICACIÓN. Una buena gestión de nuestro tiempo nos ayudará a que consigamos todo lo que nos hayamos propuesto en todos los ámbitos de nuestra vida. 

Para no morir en el intento, os damos algunos consejos para organizarnos en septiembre:

- Listar los objetivos

Evidentemente. No podemos planificar aquello que no sabemos. Es muy importante que hagamos una pequeña lista con las cosas que queremos hacer en septiembre. Por ejemplo: cambiar el cuarto de los niños, preparar los libros para el colegio, organizar las actividades extraescolares, lavar las cortinas, sacar las colchas del armario, sacar la ropa de entretiempo, organizar nuestro puesto de trabajo, etc. Todas aquellas cosas que, sí o sí, creemos que es fundamental que hagamos. 

- Prioriza y establece tiempos

Una vez tenemos listados estos objetivos, es importante que seas capaz de priorizar las tareas según su urgencia e importancia para no gastar tiempo y energía en aquello que no nos aporta valor. Tienes que comprar los libros pronto pero puede que puedas cambiar las cortinas la semana que viene. No te agobies. Haz las cosas urgentes y ponte metas para las que no lo sean tanto. Eso sí, ponte metas porque si no lo haces, es probable que esas tareas secundarias se queden sin hacer y pasen a convertirse en urgentes en un plazo breve de tiempo.

Por otro lado, además de priorizar, marca también unos tiempos aproximados que consideres que te va a llevar cada tarea. Deben ser tiempos realistas que te ayudarán a ser más eficiente. Ve tachando a medida que vas ejecutando las tareas. Es una inyección de moral ver que vas consiguiendo todo lo que te has marcado. 

- No saltes de una tarea a otra

Tanto en lo personal como en lo profesional, si saltas de una tarea a otra, es imposible que seas productivo/a. Es muy importante que seas capaz de centrarte y concentrarte en una cosa. Cuando la acabes, pasa a la siguiente. Con ello, evitarás tener que volver a situarte cada vez que cambies de una cosa a otra. 

- Líbrate de las distracciones

Esta recomendación es especialmente interesante en el caso del trabajo. Es importante intentar librarse de cualquier "ladrón de tiempo" de los que nos rodean. Llamadas de teléfono, WhatsApp, redes sociales, interrupciones.... Lo mejor es intentar evitarlas. Y en lo personal, también es aplicable. Si evitas todas esas distracciones, la velocidad de lo que hagas será exponencial. 

Todas estas recomendaciones tienen un único objetivo, planificarte y evitar los nervios y la ansiedad que provoca no llegar a todo. 

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar