SPB
SPB Contigo
Cómo ordenar la nevera

Cómo ordenar la nevera

Trucos para asegurar una correcta conservación de los alimentos, beneficiar a tu bolsillo y a tu salud

Si eres de las personas que llega del supermercado y coloca todo en la nevera sin ton ni son, sin fijarse y sin ningún orden, debes saber que estás perjudicando, no solo a la imagen de tu frigorífico sino también a tu bolsillo e, incluso, a tu salud. A tu bolsillo porque es probable que estés gastando más energía de la necesaria para enfriar y a tu salud porque, si no almacenas correctamente los alimentos, puedes no estar manteniéndolos correctamente y, por tanto, consumirlos en mal estado. 

Pero, ¡qué no cunda el pánico!. Nunca es tarde para empezar a hacer las cosas bien. Te damos unos consejos para que tu nevera sea la envidia de la comunidad. 



Temperatura

Para una óptima conservación de los alimentos, una de las primeras y más importantes medidas es seleccionar la temperatura ideal para el frigorífico y el congelador. Habitualmente, aunque depende de cada fabricante, la temperatura recomendada del frigorífico son 4 o 5ºC. Eso sí, en caso de tener la nevera llena hasta los topes, puede ser que necesites bajar un par de grados y, en cambio, si la tienes casi vacía y, por ejemplo, vas a estar fuera unos días, puedes permitirte subir la temperatura hasta 7 u 8ºC sin ningún problema. Respecto al congelador, lo perfecto es que lo mantengas en -18ºC. 

Debes saber que una de las principales causas de pérdida de frío en la nevera y, por tanto, de consumo de energía, es abrir y cerrar demasiado la puerta. Se debe intentar controlar y, sobre todo, enseñar a los más pequeños de la casa que no pueden estar a cada momento abriendo y cerrando la puerta. 

Zonas del frigorífico y alimentos

Debemos colocar los alimentos según el frío que necesiten para su conversación. Por ello, debemos saber que, habitualmente, la balda o cajón inferior que normalmente está debajo de los cajones de verduras y frutas, tiene las temperaturas más bajas. Ahí debemos conservar la carne y los pescados crudos que son los alimentos "más peligrosos".

Casi todas las neveras hoy en día ya incorporan un cajón de frutas y verduras. Son cajones específicamente diseñados a la temperatura óptima para almacenar este tipo de alimentos. Sin embargo, debes saber que hay frutas y verduras que no requieren de frío para su conservación. Es el caso de los plátanos o los aguacates y tampoco los tomates. Contrariamente a lo que podríamos pensar, es mucho mejor no almacenarlos en la nevera para que se conserven mejor y el frío no los dañe. 

La puerta es la zona con un frío menos estable de toda la nevera. Es por esto que debemos intentar colocar en ella productos como huevos, bebidas, mantequilla, conservas, etc. Pero, eso sí, no la leche. Seguro que si hacemos una encuesta, la mayoría de hogares españoles coloca la leche en la puerta, sin embargo, no es el sitio más recomendado precisamente por la poca estabilidad del frío en esta zona. ¿Sabes dónde deberías guardarla?



El mejor lugar para almacenar la leche son las baldas superiores de la nevera. Es donde hay menos frío pero la temperatura es más estable que en la puerta. Coloca en estas baldas también los fiambres y embutidos, otros lácteos, y, por ejemplo, sobras que tengas de comidas. Eso sí, siempre almacenados en táperes.

Los táperes en la nevera

Y abrimos ahora el polémico melón de los táperes. Seguro que vuestras madres y abuelas os decían que no metieseis los táperes con comida caliente a la nevera. Pues sabed que tenían toda la razón. Fundamentalmente y además de otras razones, por dos motivos:
- en primer lugar, obligamos a la nevera a "esforzarse" el doble para conseguir enfriar el táper.
- en segundo lugar, el táper caliente puede calentar otros alimentos que tenga al lado.

Sentido común

Evidentemente, cuando haces la compra, tienes que tener cuidado y colocar los alimentos según su fecha de caducidad. Sitúa lo que acabas de comprar en la parte de detrás y lo más antiguo en la parte de delante para que lo tengas más accesible. Eso sí, que no toquen la pared de detrás porque podrían congelarse. 

No llenes demasiado la nevera

Llenar demasiado el frigorífico no es bueno. El aire no circula bien y, por tanto, gastamos mucha más energía para enfriar. Hay que intentar organizarse adecuadamente para que la nevera no se convierta en un almacenaje. Es preferible ir más a menudo a comprar.



Limpieza

Huelga decir que para asegurar una óptima conservación de los alimentos y evitar cualquier problema de salud, debemos mantener nuestra nevera limpia y perfecta. Tenemos el producto ideal para facilitarte la vida en esta tarea. Es el Limpiador Microondas y Frigoríficos Bosque Verde. Te recomendamos que limpies la nevera una o dos veces al mes, dependiendo del uso y la cantidad de miembros en el hogar. Te recomendamos este post donde te dábamos los mejores consejos para mantener tu frigorífico reluciente.


 

Otros artículos

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar