SPB
SPB Contigo
Cómo lavar y desinfectar las frutas y verduras

Cómo lavar y desinfectar las frutas y verduras

Te contamos cuáles son los pasos que debes seguir para eliminar suciedad y bacterias

No nos engañemos. "Enseñarles" el agua a nuestras frutas y verduras no les van a quitar la suciedad y las bacterias y no nos vamos a asegurar que están perfectamente listas para consumir. Desgraciadamente, a este proceso le prestamos poca atención y se trata, sin duda, de un foco de posibles infecciones y problemas de salud que no deberíamos obviar. Es fundamental que los alimentos que consumimos estén en buen estado pero, especialmente, en el caso de frutas y verduras ya que las solemos consumir crudas con lo que el riesgo de contaminaciones es mucho más elevado. 

Sigue estos pasos para asegurarte que las frutas y verduras que tú y tu familia consumís están en perfecto estado. 

- En primer lugar, lávate adecuadamente las manos puesto que difícilmente podemos descontaminar nuestros alimentos si nuestras manos no están correctamente limpias.

- Las frutas y verduras deben lavarse sin trocear. En caso de que, por ejemplo, lavásemos unos tomates una vez partidos, sería muy fácil que trasladásemos las posibles suciedades, contaminaciones de la piel a su interior.

- En el caso de frutas y verduras de un tamaño más o menos grande, lo mejor es colocarlas debajo del grifo y dejar caer el agua un par de minutos sobre ellas. Es cierto que gastamos más agua que poniéndolas a remojo en un cuenco pero, también es cierto que arrastramos mejor la suciedad si lo hacemos dejando correr el agua.

- Si estamos lavando frutas y verduras más pequeñas como, por ejemplo, nísperos, cerezas, fresas, tomates tipo cherry, etc. lo más óptimo es que utilicemos un colador para enjuagarlas igual que en el caso anterior dejando caer el agua sobre ellas.



- Hay algunas verduras con hoja, lechugas, espinacas, acelgas, puerros, etc., que requieren unas limpiezas más profundas. Se recomienda eliminar las hojas exteriores que pueden acumular más tierra y lavar una por una el resto de hojas. En esta tarea, el colador nos puede servir de utilidad. 

- Una vez lavadas adecuadamente las frutas y verduras, las desinfectaremos con la ayuda de la Lejía Normal Bosque Verde. Es importante que no utilicemos una lejía cualquiera sino aquellas que específicamente indican que son aptas para la desinfección de agua y para la desinfección de frutas y verduras. Por ello, te recomendamos la Lejía Normal Bosque Verde. Únicamente tienes que añadir una cucharita de postre de lejía (unos 4,5 ml) por cada 3 litros de agua y sumergir las piezas durante cinco minutos. Después se deben aclarar convenientemente y secar con la ayuda de papel de cocina y listas para consumir.

Cuídate y cuida a tu familia siguiendo estos sencillos pasos.

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar