SPB
SPB Contigo
Cómo protegerse frente a los golpes de calor

Cómo protegerse frente a los golpes de calor

Julio y agosto son los meses del año en los que más golpes de calor se producen

Un golpe de calor, o también conocido como shock térmico, es un episodio que se produce por hipertermia, es decir, un sobrecalentamiento agudo que sufre el organismo provocado por una exposición prolongada al sol o por hacer ejercicio en ambientes calurosos o con poca ventilación. 



Estaríamos sufriendo un golpe de calor cuando nuestra temperatura corporal rebase los 40ºC pero, ¿cuáles son los síntomas del golpe de calor

- Dolor de cabeza
- Nauseas
- Sed intensa
- Irritabilidad
- Piel roja
- Debilidad muscular
- Dificultad para respirar
- Alteración en la sudoración

Los principales grupos de riesgo que estarían más predispuestos a sufrir un golpe de calor serían:

- Lactantes y niños pequeños
- Personas mayores
- Personas con sobrepeso u obesidad
- Trabajadores/as que realizan sus actividades al aire libre expuestos/as al sol
- Personas en situación de vulnerabilidad social sin vivienda 



Los consejos que tendríamos que seguir para protegernos frente a los golpes de calor son:

1) Beber agua frecuentemente

2) Evitar la exposición prolongada a los rayos de sol, sobre todo en las horas centrales del día.

3) No practicar ejercicio físico al aire libre, especialmente en las horas centrales del día. 

4) Utilizar protectores solares

5) Utilizar ropa fresca y colores claros. 

6) Permanecer en lugares frescos y climatizados

7) Consumir alimentos que hidratan como el pepino, el tomate o la sandía. 

Los golpes de calor son peligrosos si no se detectan a tiempo y pueden complicar otras patologías. Como siempre, mejor prevenir que curar

 

Otros artículos

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar