SPB
SPB Contigo
Cómo limpiar tus suelos con la mopa

Cómo limpiar tus suelos con la mopa

Te ayudamos a sacarle partido a este utensilio para que te ayude a tener tu casa impecable

¿Te acabas de enterar que viene una visita y das un repaso con la mopa al salón para que esté limpio?. ¿No te apetece fregar el suelo porque es muy tarde pero le das un repasito con la mopa para eliminar el polvo y la suciedad?. ¿Tienes mascota y quieres “atrapar” los pelos que pierde? Es cierto (y lo sabemos) que la mopa te salva de más de un aprieto pero, ¿sabes cómo sacarle el máximo partido?
 
Tipo de suciedad
 
Es cierto que es un utensilio de limpieza muy útil pero no nos engañemos, milagros no hace. La mopa es adecuada para eliminar el polvo y la suciedad. Es decir, residuos de tamaño muy muy pequeño. Si tenemos otro tipo de suciedad, de tamaño mayor, NO se debe utilizar. Lo único que conseguiríamos es rayar el suelo arrastrando estos residuos de un lugar a otro. Si nos encontramos con esta suciedad, optaremos por la escoba o el aspirador.
 
Tipos de mopa
 
Hay de muchas clases y depende del material del que esté hecho el extremo que contacta con el suelo. Pueden ser desde microfibra, las más habituales y recomendadas para suelos de madera, hasta de algodón, ideales para terrazos o gres. También proliferan los recambios de mopas desechables que son muy interesantes para, por ejemplo, atrapar cabello o pelos de las mascotas.
 
Preparación
 
No te pongas a pasar la mopa a las bravas. Aunque tengas prisa, si retiras primero las alfombras, muebles auxiliares, etc., que vayan a dificultarte el trabajo. Tardarás dos minutos pero ahorrarás mucho tiempo de andar esquivando objetos.
 
¿Cómo se pasa la mopa?
 
Se debe humedecer el extremo en contacto con el suelo siempre porque nos ayudará a atrapar la suciedad. Nuestra recomendación es utilizar un producto específico para este fin como el spray Limpiador de Mopas Bosque Verde que potenciará la acción limpiadora de la mopa.



Una vez tenemos la mopa preparada, tenemos que pasarla realizando movimientos como si dibujásemos “ochos” en el suelo. Muy importante: no hay que levantar la mopa del suelo. De este modo, nos aseguraremos que pasamos por todas las zonas y, además, evitaremos dejar restos.
 
Te recomendamos que después de una primera pasada para retirar el polvo y la suciedad, des una segunda pasada en la que tu finalidad será únicamente obtener brillo de tu suelo.
 
 
Después
 
Una vez hayamos acabado de pasar la mopa, la sacudiremos en un rincón e, inmediatamente, lo aspiraremos para retirar todo el polvo, pelusas, pelos, cabellos… que hayamos atrapado. Es importante que lo hagamos de forma inmediata para que la suciedad no vuelva a esparcirse. Respecto a sacudir las mopas por las ventanas y patios interiores de fincas y viviendas, rotundamente no no y no.
 
Después de utilizar la mopa es recomendable lavarla. Mira la etiqueta y, según el material, podrás lavarla a una u otra temperatura. Intenta que sea la máxima posible para eliminar la mayor cantidad de gérmenes y ácaros posibles. Eso sí, recuerda que el suavizante no será un buen amigo ya que hará que la mopa vaya perdiendo adherencia, su principal función.
 
También en vertical
 
Aunque en el 80% de las ocasiones utilizarás la mopa en los suelos de tu hogar, es decir, en superficies horizontales, a las mopas también se les da bien la verticalidad. Podrás utilizarla para limpiar techos y superficies más inaccesibles. Eso sí. La mopa debe estar impoluta para que el remedio no te cueste más que la enfermedad.

Recuerda, tu casa habla de ti. Cuéntale a los demás cómo eres.

Facebook

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Aceptar